Problemas con el juego y adicción

Para una minoría de jugadores, es muy difícil, incluso imposible, jugar con responsabilidad.

Cuando juegas, es esencial conocer tus límites y jugar dentro de tus posibilidades, No hacerlo puede tener un costo muy serio y no solo en el aspecto económico. Esta página te ayudará a entender e identificar problemas con el juego y la adicción.

Problemas con el juego contra adicción

Lo primero que debes saber sobre los problemas con el juego y la adicción es que no son lo mismo. Esto es porque, mientras todos los adictos tienen problemas con el juego, no ocurre lo mismo al contrario.

Más abajo, te explicamos las diferencias entre problemas con el juego y adicción:

Problemas con el juego

Todo lo que hace falta para convertirse en alguien con problemas de juego es gastar más de lo que puedes perder. Si el juego se convierte en un problema en tu vida, en cualquier vertiente, entonces eres alguien con problemas de juego. Esto puede significar que te sientas ansioso por lo que gastas o que veas que las pérdidas se han descontrolado. Sin embargo, esto no significa necesariamente que tengas una adicción.

Adicción

La adicción al juego está dentro del tipo de adicción del comportamiento. Esto significa que, a diferencias de beber, fumar o las drogas, no necesita estímulos químicos. Sin embargo, los síntomas y características son muy similares a la adicción a una sustancia. La adicción no tiene nada que ver con la cantidad que pierdas, sino con el hecho de que no puedas controlar tu juego. Los adictos están obligados a jugar y ese hábito puede consumir rápidamente sus vidas.

Identificar una adicción al juego

Cada especialista tiene una serie de criterios diferentes para definir la adicción. Los siguientes fueron propuestos por el Dr. Mark Griffiths de la Universidad de Nottingham Trent, una eminencia en este campo:

Prominencia

Te encuentras atraído hasta el límite por el juego y es lo único que quieres en tu tiempo libre.

Cambios de humor

Usas el juego para sentirte mejor contigo mismo o para subir o bajar tu ánimo.

Tolerancia

Te das cuenta de que necesitas jugar más para llegar a las mismas sensaciones que tenías antes jugando menos.

Retiradas

Te sientes ansioso o incómodo cuando no puedes jugar durante un tiempo.

Conflicto

Sabes que deberías parar de jugar o reducir la cantidad de tiempo que pasas jugando, pero eres incapaz de hacerlo.

Recaída

Has vuelto a jugar después de un largo período sin hacerlo.

¿Todos estos casos se aplican a ti o a alguien que conoces? Puedes encontrar más información sobre todo ello aquí.

Apoyo para gente con problemas de juego

Fejar Logo

Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar).

fejar.org

Para más información sobre Fejar, haz clic aquí.